¿Qué hay detrás del proyecto solidario de Mark Zuckerberg?

Mucho se está hablando en los últimos meses acerca del proyecto del ideólogo de Facebook, sin embargo, el objetivo de Internet.org no deja del todo claro que hay detrás de su loable fin, que no es otro que “conectar a los dos tercios de la población mundial que no cuentan con acceso a Internet”.

Por Rafael Morán Bernaldo de Quirós

 

Zuckerberg ha utilizado su posición para que compañías tan dispares como Nokia, operadoras de telefonía locales e incluso diversos gobiernos, le escuchen para hacer crecer su idea aún más si cabe.

Internet llegaría a aquellas partes del mundo en la que no es posible conectarse a la red, mediante una aplicación de servicios básicos y una lista limitada de páginas web. Ni que decir tiene que dentro de esta selección se encontraría Facebook, además de diversos portales de información sobre el clima, anuncios clasificados, la Wikipedia y otros servicios dependiendo de cada país.

Sin embargo, ¿qué hay detrás de toda esta puesta en marcha tan loable y desinteresada? En dos palabras: Zero Rating, o lo que es lo mismo, Datos de Tráfico Gratuito. Este servicio ya es utilizado por varias operadoras de telefonía móvil, con el que permiten a sus clientes el uso de ciertas aplicaciones sin que se cuenten como datos en su factura.

Pese a que la práctica parece del todo inocente, pues disminuye el coste del acceso a la información, las voces más críticas han alertado que este tipo de accesos violan la libre competencia y el principio de neutralidad de la red.

Es más que evidente que el uso de este servicio coarta la libertad del usuario, pues se movería dentro de una selección de contenidos que, en realidad, han sido determinados por terceros, y no por ellos mismos.

Zuckerberg no quiere que su red social se estanque y, para ello, ¿por qué no ampliar la cuota de mercado y, de paso, mejorar su imagen? Debemos recordar que el papel hegemónico de Google en la publicidad a nivel mundial se ha visto golpeado por las intenciones de Facebook, pues sus ganancias derivan de la venta de publicidad selectiva, gracias a la cantidad de datos que proporcionamos a la plataforma social los usuarios.

Si Internet.org se pusiese de verdad en marcha, Zuckerberg ostentaría la mayor base de datos del mundo, ya que todo el tráfico de este servicio gratuito sería redirigido a los servidores de Facebook, sin filtros ni protocolos de tráfico de cifrado.

El hecho de que los datos que acumule el proxy no sólo sean visibles para este, sino para todos sus intermediarios, nos lleva a pensar que detrás de esta acción se esconde un motivo nada inocente. Zuckerberg ha salido al paso de las críticas aludiendo a que “un poco es mejor que nada”, aunque olvida que este servicio, al que ya se ha denominado como el “Internet de los pobres”, no sería tal, pues no podemos llamar Internet a un servicio acotado por acuerdos entre empresas privadas y gobiernos, en los cuales la privacidad brilla por su ausencia.

 

Iniciar Sesión
Olvidé mi contraseña
No tienes cuenta! Registrate aquí


MAS TITULARES
  • El periodismo contra la violencia machista también tiene premio Leer más
  • Estamos en una época dorada del periodismo Leer más
  • Hacia la autorregulación del periodismo Leer más
  • Reconocimiento a los principales actores de la transición digital Leer más
  • Snapchat desbanca a Twitter Leer más
  • Seis tecnologías que cambiarán el mundo Leer más
  • ¿Se puede ser emprendedor con sólo 12 años? Leer más
  • Más de 4.000 periodistas entre las cuerdas Leer más
  • Mejorar la calidad pero no pagar por ella Leer más
  • Se incrementan los ingresos de medios digitales Leer más
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.



Digidint

DIRECTORIO DE LA INFORMACIÓN DIGITAL EN ESPAÑA 2016


Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto