¿Por qué no debemos fijarnos sólo en las redes sociales?

En plena era del Big Data, muchos son los profesionales que destrozan sus libros de estilo en pro de una mayor interactividad con su comunidad pero, ¿realmente son sus followers los que dan feedback a su pequeño espacio en la red?

Por Rafael Morán Bernaldo de Quirós (@RafaBernaldo)

Pese a que de Internet se puede extraer todo tipo de información, debemos de asegurarnos de no caer en la trampa de la maraña de datos superfluos que se nos presenta a golpe de click.

Las redes sociales se han convertido en la fuente de información predilecta a la hora de ponernos manos a la obra y escudriñar al detalle todos los movimientos de nuestros usuarios. Sin embargo, de su constante exposición pública sólo vamos a poder ver imágenes de vacaciones perfectas, vídeos de gatitos y cientos de likes (o no), esos que miden tu importancia dentro la sociedad cibernética.

La red está llena de medias verdades. Puede que un día nos apetezca comentar algo en una foto de un bebé, lo que no significa que vayamos a tener uno o que busquemos información o productos al respecto; tampoco tenemos por qué saber con fluidez el idioma del cartel que hemos visto por la calle y que hemos colgado sin pensar ni saber siquiera qué significa.

Tenía razón el antropólogo Genevieve Campana, quien aseguraba que “mentimos porque queremos contar mejores historias para proyectar mejores versiones de nosotros mismos”. Es algo que forma parte del ser humano, aunque en este caso, sólo son datos erróneos que expresamos al mundo.

Que de todo lo que contamos y exponemos en la red salga una clara intención que los profesionales del Big Data sepan ver y aprovechar es algo del todo complicado. Sin embargo, el hecho de utilizar un algoritmo que sea capaz de cruzar una predicción basada en datos (también conocido como “aprendizaje automático”), combinado con la intención humana, nos puede llevar a conocer mejor a nuestros clientes potenciales o a nuestros lectores.

El exceso de información con el que contamos está enmarañando todo un plantel de datos, comportamientos, que podemos usar si sabemos cómo desmembrarlos de forma plausible y eficaz. Por ello, las redes sociales no comportan el verdadero flujo de información que precisamos, aunque sí podrían ser el detonante para conocer qué estado o situación ha llevado a una persona a publicar una entrada en concreto o a colgar una imagen.

Iniciar Sesión
Olvidé mi contraseña
No tienes cuenta! Registrate aquí


MAS TITULARES
  • El periodismo contra la violencia machista también tiene premio Leer más
  • Estamos en una época dorada del periodismo Leer más
  • Hacia la autorregulación del periodismo Leer más
  • Reconocimiento a los principales actores de la transición digital Leer más
  • Snapchat desbanca a Twitter Leer más
  • Seis tecnologías que cambiarán el mundo Leer más
  • ¿Se puede ser emprendedor con sólo 12 años? Leer más
  • Más de 4.000 periodistas entre las cuerdas Leer más
  • Mejorar la calidad pero no pagar por ella Leer más
  • Se incrementan los ingresos de medios digitales Leer más
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.



Digidint

DIRECTORIO DE LA INFORMACIÓN DIGITAL EN ESPAÑA 2016


Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto